Aug 14, 2009

Cuatro comisionados de la CIDH viajarán a Honduras para una misión especial

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció hoy la composición de la misión que viajará a Honduras entre el 17 y el 21 de agosto, para evaluar el cumplimiento de los derechos humanos tras el golpe de Estado del 28 de junio.

Entre los miembros de la delegación habrá cuatro de los siete miembros independientes de la CIDH, entre ellos su presidenta, Luz Patricia Mejía, el primer vicepresidente, Víctor Abramovich, el segundo vicepresidente y relator para Honduras, Felipe González y el comisionado Paolo Carozza, según un comunicado del organismo.

La misión se completará con la presencia del secretario ejecutivo de la CIDH, Santiago A. Cantón, y de personal de la Secretaría Ejecutiva.

Con el Hotel Intercontinental de Tegucigalpa como sede, la CIDH visitará diferentes regiones de Honduras para analizar informaciones y denuncias sobre violaciones de los derechos humanos cometidos en el contexto del golpe de Estado que derrocó y expulsó del país al presidente Manuel Zelaya.

Al término de su visita, la CIDH, que poco después del golpe de Estado ya emitió medidas cautelares de protección para varios miembros del depuesto gobierno de Zelaya, presentará a la comunidad sus observaciones preliminares.

Honduras ratificó en 1977 la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y a pesar de que fue suspendida de la OEA el pasado 4 de julio por el golpe de Estado, tiene que seguir cumpliendo las obligaciones contraídas con el organismo al haber firmado ese documento y otros tratados en esta materia.

En la resolución que suspendió la participación de Honduras en la OEA, la Asamblea General reafirmó que ese país "deberá continuar observando el cumplimiento de sus obligaciones como miembro de la Organización, en particular en materia de derechos humanos".

También instó a la CIDH "a que continúe adoptando todas las medidas necesarias para la tutela y defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Honduras".

La visita de la CIDH se desarrollará de acuerdo a lo establecido en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y en su reglamento, que establecen que se deben conceder a la Comisión todas las facilidades necesarias para llevar a cabo su misión y no tomar represalias de ningún orden en contra de las personas o entidades que cooperen con ella mediante informaciones o testimonios.

Además, la CIDH podrá entrevistar, libre y privadamente, a las personas, grupos e instituciones que desea, Honduras tendrá que dar las garantías necesarias a aquellos que proporcionen a la Comisión información o pruebas, y los miembros del organismo serán libres de viajar por todo el país para hacer sus evaluaciones.

La Comisión envió al nuevo Gobierno de Roberto Micheletti una notificación en la que se le especifica estas exigencias y otras, el pasado 5 de agosto, cuando anunció su intención de visitar el país.

Agencia Efe

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario