Feb 16, 2010

La Educación superior a Distancia en el siglo XXI (Parte 1)

La vida se busca en los altares
donde el camino hace al  hombre
y lo viste de virtud la educación

Por Israel Serrano

La globalización nos presenta cada día diversas necesidades en el ámbito social, económico, político, ecológico, ético, religioso y por su puesto en materia de educación.

La necesidad de  una educación a distancia, integral y creativa, que propicie no sólo el conocimiento y la tecnología; sino un humanismo, donde se promuevan las artes, la filosofía y los valores, nos debe llevar a la reflexión a todos los inmersos en esta santísima vocación, de querer y poder educar, como un proyecto  de humanización.[1]

La educación a distancia es una modalidad educativa que dio sus primeros pasos en el año 1833 en Suecia, a través de un curso de contabilidad por correspondencia y en Inglaterra en 1843, años antes de la revolución industrial.  A partir de la segunda década del siglo XX, se utiliza la radiodifusión como vehículo de enseñanza y surgen las escuelas radiofónicas.

Al finalizar la segunda guerra mundial se produjo una expansión de educación a distancia, facilitando el acceso a los educando, en todos los niveles. Las referencias históricas de la educación superior a distancia en América latina dan marcha después de la mitad del siglo XX. Este sistema, por primera vez, en Argentina, Chile, Brasil y Venezuela[2].

La educación a distancia llegó a Centroamérica 1978, con la creación de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) en Costa Rica y en Honduras, se creo el programa de educación a distancia de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, para entonces Escuela Superior del Profesorado, modalidad que permite al estudiante continuar su formación académica, sin que éste abandone su trabajo y su comunidad.

Así nace el CUED, que hoy constituye el mayor número de matrícula en dicha Universidad, contando con siete sedes en las principales ciudades del país y con siete carreras o áreas. Se podría identificar como la Universidad Pedagógica a Distancia, un hijo que ya dejó la cuna y seguirá creciendo, pese a las vicisitudes.
La Universidad Nacional Autónoma de Honduras, entre 1979-1982, a través de la actividad de extensión promueve crear la educación a distancia.

“… procurando la pronta incorporación de todas las unidades académicas, por medio de los programas de estudio y UNIVERSIDAD A DISTANCIA…”  Jorge Arturo Reina Idiáquez[3], propone que debe tener como objetivo, comunicar al pueblo hondureño, la información básica que le ayude a comprender los grandes problemas y desafíos de la realidad nacional.

Desde entonces la educación superior a distancia, se ha convertido en una alternativa para miles de estudiantes, que por diversas razones no pueden asistir presencialmente a las aulas universitarias.

Por otra parte, es importante mencionar, la fundamentación legal de La Educación Superior a Distancia en Honduras; siendo  regulada por leyes, que incluyen la Constitución de la República, la Ley General de Educación, la Ley de Educación Superior y otras.

En el Artículo 159de la Constitución de la República, se establece lo siguiente: “La Secretaría de Educación Pública y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, sin menoscabo de sus respectivas competencias, adoptarán las medidas que sean necesarias para que la programación general de la Educación Nacional se integre en un sistema coherente, a fin de que los educandos respondan adecuadamente a los requerimientos de la Educación Superior”.

En las normas académicas de la educación superior[4], en el artículo 8. Estas  normas deberán desarrollar todo lo pertinente al sistema organizativo académico de los centros; señalarán las modalidades de formación profesional, requisitos de permanencia y graduación, equivalencias, incorporaciones, grados, postgrados y educación a distancia.

Del el Artículo. 22 al 28 de las Leyes Educativas de Honduras[5], se expone de forma categórica, la modalidad a distancia.Según las cuales se desarrolla por medio del estudio autónomo conducente a la obtención de los objetivos educacionales planteados, correspondiendo al docente el rol de orientador o tutor y utilizando los recursos metodológicos específicos de la modalidad.

Debe corresponder a las necesidades de formación de los recursos humanos para el desarrollo regional.
Será aplicada tanto al desarrollo de carreras como a la ejecución de programas de profesionalización, capacitación y actualización en el marco de las carreras que ofrezcan los centros de educación superior.

Los Planes de Estudio y la programación académica tendrán los mismos perfiles, objetivos, contenidos e intensidad que los correspondientes a la modalidad presencial de un mismo centro; se diferenciarán de éstos en lo relativo a la metodología de enseñanza-aprendizaje, duración y recursos de ejecución.

Para preservar la calidad Académica, se ofrecerán tutorías presénciales con una periodicidad mínima de cada tres semanas, preferentemente con profesores tutores de los centros o con personas de las comunidades debidamente calificados en la especialidad profesional y en la metodología enseñanza-aprendizaje a distancia.

Es requisito de ingreso a una carrera que se desarrolla mediante la modalidad de educación a distancia, además de los exigidos por el centro, la aprobación de un curso de orientación que comprenderá, entre otros contenidos los siguientes:

Se deberá implantar, progresivamente, las tutorías por diversos medios. Los  métodos y técnicas de estudio y lectura comprensiva.

Para establecer estudios a distancia deberán crearse centros asociados o regionales preferentemente en coordinación con las comunidades, los que contarán con personal administrativo mínimo permanente y los recursos de aprendizaje de acuerdo con las posibilidades económicas y las condiciones de cada región, sin menoscabo de la calidad académica.

Esta legislación servirá para un fin, el de humanizar al hombre; que para Emmanuel Kant[6], sería: Dar al hombre crianza, esto conlleva, no sólo de alimentar y proteger; sino el cuidado de evitar que use perniciosamente sus facultades. Disciplina, a corregir defectos y la prevención hacia los vicios; Cultivar al hombre, la adquisición de talentos;  Hacerlo prudente y moralizarlo. En Platón sería el estado ideal, la formación de buenos ciudadanos.

El Informe de Desarrollo Humano del PNUD, concluye que el repunte del crecimiento económico debería estar acompañado por acciones de política  pública que disminuyan la desigualdad en la distribución del ingreso y en el acceso a los servicios sociales básicos, como la salud, la educación y la seguridad social.

Para avanzar en el sentido y al ritmo...

* Docente Universitario
________________________________

[1]Perdomo, Claudio. Filosofía de la Educación. Fondo Editorial. UPNFM. Cuarta Edición. Tegucigalpa, Honduras. 2005. pp.18
[2]. Kenneth Rivera. UNED-Costa Rica. Quito, Ecuador, 13 y 14 de febrero del 2003.
[3]Historia de la UNAH en su época autónoma. Tomo II. Editorial Universitaria. Tegucigalpa, Honduras. 2000. pp. 181.
[4]. Leyes Educativas de Honduras. Tomo II. Graficentro Editores. Tegucigalpa. 2003. pp. 22.
[5]Ibid. pp. 60,61.
[6]Op.cit. Perdomo, Claudio. pp. 39,40.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario