El Estado de Honduras, cumplió la amenaza de desalojo de los manifestantes convocados por el Partido Libertad y Refundación (Libre), a través de su coordinador general, el derrocado presidente, Manuel Zelaya Rosales.